Print this page

¿Podremos tener hijos?

Uno de los grandes temores de las parejas al iniciar su vida matrimonial, sobre todo en estas épocas en que por diferentes circunstancias se pospone el embarazo, es la falta de seguridad de si serán capaces de lograrlo cuando lo deseen.

¿Cómo saber esto y salir de esa incertidumbre? ¿Cómo sospechar que se pueden presentar dificultades para lograr un embarazo? ¿Qué actitudes tomar para prevenir la infertilidad? ¿Qué información se requiere para lograr decisiones inteligentes?

Si no hay causas obvias como vasectomía, ligadura de trompas, operaciones en ovarios, falta de menstruaciones, etc., interesa la edad, en especial de la mujer. A mayor edad menores posibilidades de lograr un embarazo, por lo que no es conveniente retrasar la concepción para edades avanzadas puesto que luego el pronóstico no es tan bueno.

Algunas características sobre como se presentan las menstruaciones son importantes. Por ejemplo es más fácil tener problemas cuando la aparición de las menstruaciones no es regular, lo cual se asocia más a falta de ovulación. Por otro lado, el dolor exagerado durante la menstruación, que no cede a los analgésicos comunes, sugiere endometriosis, una enfermedad que causa adherencias y obstrucción de las trompas, así como alteraciones en los ovarios, que con frecuencia requieren operaciones y dificultan el lograr un embarazo.

Las infecciones genitales en hombres y mujeres pueden alterar la fertilidad. En ellas causan obstrucciones en las trompas y en ellos, de los conductos por los que pasan los espermatozoides. Las infecciones tempranas pueden tratarse con buen éxito a tiempo. En caso contrario, aunque se reparen los conductos obstruídos, las secuelas pueden ser tan graves que disminuyan mucho las probabilidades de lograr un hijo Por lo que en aquellas parejas con infecciones vaginales recurrentes o con antecedentes de tratamientos en cuello del útero o vulva por infecciones virales o bacterianas deben asistir pronto al especialista para determinar el estado de los conductos por los que pasan óvulos y espermatozoides.

La producción de espermatozoides se altera por causas muy diversas, entre las más frecuentes están las infecciones de la parótida o parotiditis, también conocida como paperas, que con mucha frecuencia dañan a los testículos, sin que el hombre se de cuenta, puesto que las eyaculaciones son normales, solo que el semen no contiene espermatozoides. A veces la exposición a tóxicos como solventes, pesticidas, pinturas, compuestos químicos volátiles daña el tejido testicular. También la radiación y la quimioterapia para tratamiento de neoplasias o canceres, así como los golpes o traumatismos en esa área, lo cual es más común en deportes o peleas. Las drogas tomadas, fumadas, inyectadas o inhaladas dañan la función testicular, lo cual incluye a las aparentemente poco nocivas como alcohol y tabaco.

Las alteraciones en el peso, obesidad o delgadez acentuadas, disminuyen la fertilidad, en especial en las mujeres. El estrés o la tensión emocional aumentada, sobre todo si son por lapsos prolongados, alteran la producción de óvulos y espermatozoides. Muchos medicamentos también causan este efecto dañino, entre otros los tranquilizantes, antihipertensivos, estimulantes, antiepilépticos, hormonas, anabólicos, etc.

El estado de salud importa puesto que la mayor parte de las enfermedades rompen el delicado equilibrio hormonal para la producción de óvulos y espermatozoides por lo que se necesita controlar esas enfermedades antes de intentar embarazarse. Entre las más frecuentes están las que producen deterioro sistémico como las hepáticas y renales, así como también las endócrinas o que causan trastornos hormonales como diabetes, hiperprolactinemia, trastornos tiroideos, etc. Hay operaciones que ocasionan infertilidad al afectar a los órganos internos reproductores, en hombres intervenciones para hernias y varicoceles, mientras que en mujeres, apendicitis o quistes en los ovarios, cesáreas y legrados son las más comunes.

Existen padecimientos familiares que causan infertilidad, tanto en hombres como en mujeres, por lo que se debe investigar dificultades para lograr embarazos en familiares.

Aunque es un asunto muy íntimo, se requiere tacto, discreción y confidencialidad para interrogar acerca de las relaciones sexuales, si son frecuentes y en el período fértil, si se utilizan lubricantes, si se permanece sin levantarse después de la eyaculación, si hay dolor, etc, pues todo ello influye en la fertilidad.

Hábitos aparentemente sanos, como el ejercicio, cuando son extenuantes, modifican la producción hormonal y disminuyen la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. Es más acentuado con prácticas aeróbicas como correr, bailar, trotar, caminata, etcétera, que con gimnasia o natación

Como puede verse, y lo veremos con mayor amplitud en colaboraciones posteriores, hay muchos datos que sugieren o permiten sospechar problemas para lograr la tan deseada fertilidad en el momento más propicio, por lo que el saber que existen, ayuda a detectarlos más oportunamente y tomar medidas como asistir de inmediato con un especialista para ser tratados con mayores oportunidades de éxito.

 

Rate this item
(0 votes)
Dr. Efraín Pérez Peña

Egresado de la Escuela Médico Militar, México DF. Residencia en el Hospital Central Militar, México DF. y en el Boston City Hospital, Boston, Mass. Post-grado en Boston, Filadelfia y Londres (Universidades de Harvard, John Hopkins and London). Diplomado por elAmerican Board of Obstetrics and Gynecology.  Maestría y Doctorado en Ciencias.U de G. Profesor Examinador por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia en la Especialidad de Biología de la Reproducción Humana. Profesor Titular del Diplomado en Biología de la Reproducción Humana avalado por la UNAM. Profesor Titular del Diplomado en Endocrinología Reproductiva, Infertilidad y Reproducción Asistida avalado por la U de G. Director del Comité de Educación y Profesor del Curso PEC Online de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida. Ex Jefe del Departamento de Ginecología y Obstetricia y de Enseñanza e Investigación del Hospital Militar de Guadalajara. Especialidad Básica en Ginecología y Obstetricia. Con especialidad en Endocrinología de la Reproducción, Infertilidad y Reproducción Asistida. Pertenece a la Academia Nacional de Medicina, Colegio de Gineco-Obstetras del Edo de Jal, a la Asoc Jal de Endoscopía Ginecológica, a la Asociación Mexicana de la Medicina de la Reproducción, a la European Society of Human Reproduction and Embryology, la American Society for Reproductive Medicine, la World Association of Reproductive Medicine, American College of Obst and Gyn  y American College of Surgeons. Autor de 5 libros de Infertilidad, Endocrinología y Reproducción Asistida. Editor del Manual de Procedimientos Clínicos en RMA de la RED LARA. Editor del libro para pacientes de la AMMR  y/ Coautor en libros y artículos de revistas nacionales y extranjeros

Latest from Dr. Efraín Pérez Peña

Related items